PEDRO SANCHEZ, UN PRESIDENTE FALLIDO

Maria Jesús Prieto Laffargue
Ingeniero Superiro de Telecomunicación
Diplomado en Alta Dirección de Empresas
Ex-Presidente de la Organización Mundial de la Ingenieria

Agosto 2021. Dia a día en el lento transcurrir del verano español la inanidad, inepcia y las sorprendentes declaraciones por parte de algunos miembros de este pintoresco gobierno nos perturban, nos congelan el alma.


En los pueblos, en las playas escuchamos y observamos como la esperanza en un mañana decente de los españoles entre 20 y 50 años se desvanece. En esa división de la actividad laboral que hace progresar las civilizaciones ¿ donde puede estar su contribución, donde pueden perfilar sus sueños ¿?


Desde junio del 2008….tres años ya desde que Pedro Sanchez asumió la presidencia del Gobierno la quiebra social, económica y geopolítica se profundiza , se agiganta y ni uno solo de los gravísimos problemas que tiene España están siendo resueltos.


El paro estructural, los salarios de miseria , el desorden de las cuentas públicas, la desigualdad, la falta de criterio en la asignación de los recursos públicos ,la baja calidad de la educación pública, la ineficiente ordenación territorial no han merecido la atención precisa para su siquiera remota resolución por parte de un sobredimensionado equipo de gobierno. Y ello acompañado del desprecio más absoluto a los Órganos de Control y a la Monarquía Constitucional.


Al analizar cada una de las dimensiones que justifican un Gobierno, la seguridad de los ciudadanos su política interior , su política exterior, el bienestar social, la política industrial ,el sistema educativo, el sistema socio-sanitario…el fracaso del presidente Sánchez y de cada uno de sus ministros es tan notorio, tan evidente que sobra cualquier argumento.


Incluso la Vicepresidente Nadia Calviño, responsable de la cartera de Economía y Agenda Digital ,que a la luz de los menos iniciados podría parecer una autoridad en las materias de su competencia, se adentra en medio de la quiebra y hace declaraciones en el tema del Salario mínimo.


Ella tendría que saber que un salario mínimo fijado por ley es la medida menos eficaz contra el grave y persistente problema de España ,el paro estructural . Un elemental conocimiento de la teoría económica nos enseña que la población activa, todos, encontraremos empleo cuando el salario sea el denominado “natural “es decir aquel que se produce en un mercado libre de la influencia del gobierno. El gobierno debe dedicarse en materia laboral a favorecer , en este caso de España , la reindustrialización y la innovación tecnológica en procesos y servicios generadores de empleo.


¿Y que me dicen de las ocurrencias de la ministro Ribera…justificando los precios de la luz? Europa /Putin……que impostura o que desconocimiento….


Las increíbles oportunidades que vienen de la mano del estado tecnológico actual , una disrupción tecnológica intensiva en talento y cuando todavía España dispone de una Ingenieria de excelencia ( digo “todavía” porque las esperpénticas indicaciones del llamado ministro de Universidades no han tenido tiempo de materializarse ) ofrecen una posibilidad a España de posicionarse en las industrias del siglo XXI.


España tiene una Ingenieria de Minas que en 1890 supo contribuir a su modernización industrial a través de la Minerosiderurgia y hoy está a la vanguardia para poner en valor todo el potencial minero y de recursos energéticos , extractivos y de transformación ,del suelo español , para avanzar en una de las industrias más prometedoras en ese camino hacia la descarbonización. Otras Ingenierias, Industriales, Telecomunicación, Navales, Aeronáuticos, Agrónomos, Montes, Caminos Canales y Puertos son sobresalientes , acumulan conocimientos para hacer realidad aquellas actividades productivas donde hoy se sustenta el progreso social y económico: materiales de escala nanoscópica, computación cuántica, inteligencia artificial avanzada, bioenergía, bioinformática. .capaces de implantar infraestructuras tecnológicas generadoras de empleo . La posible disponibilidad de los Fondos Europeos , bien aplicados puede abrir un horizonte de luz en este final del 2021, crítico por las roturas de las cadenas de suministro y las elecciones en Francia y Alemania


No lo desaprovechemos


Para ello es condición “sine qua non “ que se retire al Sr Sanchez. Pedro Sanchez es una persona “non grata “ , nociva para el bienestar de los españoles. Personaje minúsculo, párvulo del conocimiento, impostor, sin ideología pero con un propósito bien definido imponer las exigencias de aquellos que hacen posible su permanencia en el poder hasta conseguir disipar el esfuerzo y el patrimonio acumulado por los españoles en tantos años de Historia

Es inútil esperar una solución a las reformas estructurales que precisa España en el contexto actual. Pedro Sanchez es un presidente fallido que amplia sus funciones, se entromete día a día hasta no dejar espacio alguno a una actividad económica y social libre ,con las empresas públicas deteriorándose dirigidas por sus acólitos, que amplia sus asesores sin importarle el gasto improductivo que asfixia las cuentas públicas.


Hay que organizarse.


¿Alternativa? Hoy no nos vale ya el parlamentarismo actual para llevarlo a cabo. Hay que arbitrar un Ejecutivo Técnico -Político respetado y consensuado con las fuerzas sociales que aborde las reformas sin dilación y prepare España para una participación política responsable y unida en buscar el bien común aunque difiera en los medios para lograrlo. Un Parlamento en el que los que acceden a él se consideren representantes de la Nación en su conjunto y no de particulares territorios o estratos sociales .Con una identidad de intenciones , el bien común de los españoles ,y, donde se discuta sobre los medios para alcanzarlo.

Maria Jesús Prieto-Laffargue, DNI 07740985J
Ingeniero Superior de Telecomunicación
Diplomado en Alta Dirección de Empresas
Ex Presidente de la Organización Mundial de la Ingenieria.

La bandera de España no se ultraja

Daniel Berzosa

El Tribunal Constitucional se ha divido en dos bloques al aprobar por un único voto una sentencia en la que se dicta que los ultrajes a la bandera de España no están amparados por la libertad de expresión.

Ultrajar, ajar, injuriar, agraviar, dañar, menoscabar, despreciar, tratar con desvío con obras o palabras a alguien o algo para causarle humillación. Ultraje, acto o insulto que ofende a una persona, singular o comunitaria, por lesionar su honor, dignidad o estima, en especial cuando se hace de forma pública.

El profesor Manuel García-Pelayo, primer presidente del Tribunal Constitucional y, acaso, el constitucionalista de convergencia para todas las escuelas del constitucionalismo español de la segunda mitad y finales del siglo XX, dedicó una de sus más relevantes aportaciones al estudio de los símbolos y los mitos políticos. Según resumió acertadamente Miguel Ángel Alegre Martínez en Los símbolos en la teoría política de Manuel García-Pelayo: un modo de expresión de la conciencia mítica, el ser humano, para su orientación y ubicación en el mundo, no solo necesita de las creaciones intelectuales, sino también de los símbolos, que contribuyen a la integración del individuo en la política y ayudan a dar el paso del mito a la razón de la mano del Estado. Porque los símbolos, aunque proceden de fuentes y apelan a sentimientos irracionales, son susceptibles de ser racionalmente utilizados y manipulados. Mediante su capacidad para transformar el significante en acción, los símbolos cumplen una función integradora de la comunidad política.

Es evidente que toda bandera es un símbolo, y es constitucionalmente claro que «la bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas», según el artículo 4, apartado 1, de la Constitución. Esta composición sobre una tela de forma comúnmente rectangular —sin alusiones a escudo alguno, por cierto—, que se asegura por uno de sus lados a un asta o a una driza, según el primer significado del Diccionario, es la bandera constitucional de España, y es su, nuestra enseña nacional.

El Legislador democrático de 1995 considera los ultrajes a España en el artículo 543 del Código Penal, y los sitúa —lo que es relevante— entre los «Delitos contra la Constitución», en un capítulo específico, el cuarto, titulado precisamente «De los ultrajes a España». Reza así el precepto: «Las ofensas o ultrajes de palabra, por escrito o de hecho a España, a sus Comunidades Autónomas o a sus símbolos o emblemas, efectuados con publicidad, se castigarán con la pena de multa de siete a doce meses».

La Oficina de Prensa del Tribunal Constitucional ha informado este pasado martes, 15 de diciembre, de la decisión por mayoría del Pleno, es decir, de todos los magistrados que lo componen, que, en un caso concreto, la acción de un individuo no puede acogerse a la libertad de expresión para esquivar la comisión del delito antes señalado.

Según los hechos probados, en la mañana del 30 de octubre de 2014, Pablo Fragoso Dacosta, el sujeto en cuestión y representante de la Confederación Intersindical Galega, se encontraba junto al Arsenal Militar de Ferrol con motivo de una concentración de protesta por motivos laborales, durante el tradicional y solemne izado de la enseña nacional en dicha instalación de la Armada. Y megáfono en mano, ante la concurrencia presente, «con publicidad, en un acto solemne militar, extramuros del recinto del Arsenal, mientras se izaba la bandera española, se interpretaba el himno nacional, y la fuerza permanecía en posición de arma presentada. Es decir, en un contexto determinado, que suma la nota de capacidad de alteración de la normal convivencia ciudadana», con la finalidad de menospreciarla, gritó en gallego «aquí tedes o silencio da puta bandeira» (aquí tenéis el silencio de la puta bandera) y «hai que prenderlle lume á puta bandeira» (hay que prenderle fuego a la puta bandera).

1.260 euros de multa por menospreciar el símbolo del pueblo español

Al parecer, pues aún no se ha hecho pública la sentencia del Alto Tribunal, la clave de su decisión para denegar el amparo se ha anclado en la nula conexión entre el origen de su reivindicación y las manifestaciones ultrajantes contra el pabellón nacional. En la nota de prensa, se lee que las «expresiones fueron innecesarias para las reivindicaciones salariales que el recurrente (…) estaba defendiendo y, además, no guardaban relación con dichas reivindicaciones»; por lo que se profirieron «al margen y sin el amparo de los derechos fundamentales invocados».

En este momento, además de la satisfacción de que nadie se pueda ciscar impunemente, sin ninguna clase de límite —lo que sería contrario a la esencia del Derecho— en los símbolos nacionales, la decisión del Tribunal Constitucional significa procesal y materialmente que las resoluciones de los tribunales de justicia, tanto en primera como en segunda instancia, de condenar al ultrajador a una multa de 1.260 euros por el menosprecio a la bandera que simboliza a España y su pueblo han sido correctas desde el punto de vista de las garantías y el amparo de los derechos y libertades fundamentales.

Daniel Berzosa.

LOS PRINCIPIOS, LOS VALORES Y LOS OBJETIVOS

Antonio Bascones

España ha llegado a un momento clave en su historia y desarrollo. Estamos en una fase en que los principios valores están declinando y suben como la espuma los objetivos. Parece que el grito de guerra es «abajo principios y valores, arriba objetivos».

Hoy día, la ética por la que deben caminar las relaciones de los individuos entre sí y con el Estado ha sufrido un grave deterioro. En ningún lado oigo comentarios acerca de si esto es moralmente aceptable o reprobable, solo opiniones acerca de si me conviene, de si gano un puesto, de si gano dinero con esta acción o no. La gente tiende a avasallar a los otros con tal de conseguir este objetivo. El fin justifica los medios es un concepto que impera la actuación de la mayor parte de las personas.

El objetivo es postergar al débil o aquel que no nos sirve para conseguir lo deseado. Lo procaz vale, lo maleducado sirve, lo prosaico es la regla, la bazofia es aceptable siempre y cuando valga a nuestro objetivo. Se está perfilando una sociedad malsana, mediocre, mísera, artera, donde lo efímero es el objetivo aún a fuer de inmoral. Se trata de poner linde, cuanto más estrecho mejor, al sendero de los principios y valores. Todos tienen puesta la vista en los objetivos que no tienen límite ni cortapisas. Este análisis que hago y que no creo exagerado se ha presentado con mucha más intensidad y nitidez en los últimos años y cada vez con síntomas más claros. Vamos por una pendiente con un gran declive y cuesta abajo, down Hill dicen los americanos, en una carrera de vértigo imposible de parar. Es perentorio cambiar este deterioro. ¿Pero cómo se hace? Es difícil y necesita años y esfuerzos, amén de que se haga un correcto diagnóstico de las causas y sus manifestaciones. Pero algo que cambiaría en parte las cosas sería estimulando la cultura, haciendo del individuo más proclive a ella que a los aspectos periféricos de la vida humana. Se debe estimular la reflexión y la lectura, la tertulia y la palabra. Es en esta, donde radica más el sendero de la ética, transformando este en una gran avenida por la que caminen la mayor parte de los hombres.

No hace falta nada más que sentarse delante del televisor y hacer un zapping para darse cuenta de la bazofia que tenemos ante nosotros. Salvo honrosas excepciones de programas culturales que enseñan a vivir, lo demás no merece la pena. Allí se exponen, bajo una máscara de mentiras y verdades, las miserias, las envidias, las mezquindades, los celos de los tertulianos que se lanzan las palabras como pedradas a la frente. 

Todos acaban contra todos en un simulacro de reality que no es otra cosa que la justificación de la búsqueda de la fama, notoriedad y dinero que en los últimos tiempos les falta. Algunos hacen, de este modus operandi su leitmotiv, su forma de vida y pasean su bazofia por todas las emisoras que son capaces de contratarlos. Y mientras tanto, miles de espectadores que acuden al plató se recrean en lo que ven, toman partido, insultan y gritan en un guirigay incomprensible e insustancial que no lleva a ningún lado. Y así seguimos un día y otro también recreándonos en la sordidez humana. Y al otro lado del televisor, miles de ciudadanos ven con cierto interés lo que la pantalla les exhibe. Algunos, incluso, les envidian. Para ellos estos protagonistas, sórdidos, se encuentran en el podio al que una buena parte del auditorio les gustaría subir. ¿Y por qué no imitan a los sabios? Eso es más complicado, necesita de un esfuerzo interior, de una reflexión íntima y de una cultura que no han recibido de sus padres ni de su Gobierno. El cambio generacional.

Antonio Bascones

El mundo al revés

Emilio de Diego

«Matarán la libertad haciéndonos creer que somos libres»

A la vista de la Nochebuena, un asunto más repetido de lo deseable, que seguramente retomará nuevo impulso en días próximos, debería preocuparnos muy seriamente. Me refiero a la «exigencia» de quienes promovieron, en 2017, el mayor atentado contra España y la democracia, de las últimas décadas, con su golpe de Estado desde Cataluña. Pretenden imponer al Rey un acto de contrición por su discurso de 3 de octubre de ese año, sobre aquella actuación condenada posteriormente por el Tribunal Supremo. Llevan meses en este empeño y, aprovechando las miserias del gobierno, insisten en ello, a la par que reclaman el indulto de los golpistas. O sea, poner el mundo al revés.

Una aspiración esta, de cambiar la realidad de forma anormal, tradición inmemorial recogida en múltiples manifestaciones literarias, que viene a ser un deseo inaceptable y puede llegar a convertirse en un crimen, aunque se presente como una ilusión infantil, un refugio imaginario, la persecución de una utopía; pero también un disparate, una locura que provoca una exclamación de asombro y rechazo, ante el desorden y la confusión generada. Un juego en el que lo propuesto por los golpistas podría acabar sentando un bufón en el trono del Rey. Basta con echar un vistazo a quienes aspiran a ocupar su lugar. Tal mascarada requiere la degeneración del lenguaje, como uno de los instrumentos imprescindibles, con los que llevar adelante esa conjuración de hipócritas.

Quevedo en «El mundo por de dentro» nos ofrece algunos ejemplos significativos. Hay que llamar – decía Don Francisco – al zapatero, entretenedor del calzado; al botero, sastre del vino; al mozo de mulas, gentilhombre de camino; al fullero, diestro; señor doctor, al platicante (sic); al ventero, huésped; a las alcahuetas, dueñas; a las putas, damas; a la taberna, ermita; gracia a la mentira…etc. Así, con la actualización correspondiente, se puede presentar a Maduro, como ejemplo de democracia; a la Cuba del castrismo, cual paraíso de las libertades; a los voceros de ETA y a los separatistas de cualquier signo, como valientes patriotas e hijos pródigos recién llegados al hogar constitucional; a toda la caterva de «zurdos» con afanes dinasticidas, apóstoles de los desfavorecidos y luchadores por la igualdad; no hay más que ver los resultados. Por eso hay que entregarlos un ejemplar de la Constitución, para que se entretengan leyéndola algún rato, no para que la cumplan. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

A los que pidan su cumplimiento se les acusa de apropiación indebida, y cuestión terminada. Pobre Constitución aquella que el gobierno y sus oponentes se acusan de ponerla en peligro; con tales trazas ciertamente lo está. Los recién llegados, a los que el gobierno saluda con júbilo, han tomado las instituciones, nunca mejor dicho, para fagocitarlas. Son los que acosaron y acosan a España reiteradamente. Los que declararon la guerra a sus símbolos, bandera e himno, y a su soporte nacional, la lengua. Los mismos que ahora buscan acabar arteramente con el marco de convivencia común. Los que, en su lógica perversa, pero coherente al fin y al cabo, pugnan por derrocar la monarquía. No necesitaban el regalo de la presidenta del Congreso para saber que el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia. El último obstáculo para sus fines; de ahí los esfuerzos para derribarlo, con la anuencia del gobierno que, de paso, va introduciendo cizaña y división en el seno de las Fuerzas Armadas, la otra garantía de la soberanía e independencia de España, de la defensa e integridad territorial y del ordenamiento constitucional.

El 3 de octubre de 2017 cumplió S.M. con su deber frente al egoísmo insolidario de quienes habían vulnerado reiteradamente, las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Estas fueron literalmente sus palabras. Una demostración clara del compromiso de la Corona con la democracia, con la unidad y la permanencia de España. Un ejemplo contra la corrupción, que tiene su asiento donde no se obedece la ley. Una llamada a la regeneración, pues la única forma de que esta prospere, como señalaba Kingsley, es que cada uno cumpla con su deber.

Así pues, los hipócritas son coherentes en su maldad, aunque perturben nuestros sentimientos intereses y valores. El Rey despertó el entusiasmo de la inmensa mayoría de los españoles con su intervención valiente, sin tapujos. Lo que no podía esperarse era que el gobierno de Su Majestad se embarcara en la nave de la deslealtad y la miseria moral, faltando a sus obligaciones más elementales. Un hecho sin precedentes por su gravedad. Pero los ciudadanos tampoco hemos cumplido con nuestra obligación, al menos en la medida exigible. El mundo al revés en una versión delirante.

¿Cómo entender lo que sucede entre el ruido y el silencio? ¿Por qué falta la palabra?. O acaso ese no hablar se disfraza de ya haber dicho. Un hastío, una forma defensiva ante la náusea, cuando el lenguaje se muere entre las asechanzas de la informática, incluso de la lingüística, y sobre todo de la propaganda. ¿Cuándo volverán a ser palabra las palabras? Si no hablamos llegará un día, a no tardar, en que no podremos hacerlo. Es ahora cuando hemos de atrevemos. Y evitar el engaño definitivo, porque matarán la libertad haciéndonos creer que somos libres.

Emilio de Diego.

Otra Europa es posible

Maria Jesús Prieto-Laffargue

VEINTINUEVE de enero. En el Paraninfo del Rectorado de la Universidad Politécnica de Madrid tiene lugar el solemne acto de investidura del compositor Gómez Martínez como Doctor Honoris Causa. En el mismo están presentes los rectores de varias universidades europeas. El magnífico coro interpreta entre otras composiciones el “Veni Creator Spiritus” y la Sinfonia número 9 de Beethoven “Ode an Die Freude”. Su letra, los discursos y el marco en el que se desarrollaban me afianzó en un convencimiento que me ocupa hace tiempo: el proyecto complejísimo que es la conformación de la Unión Europea -un sueño que nació como reacción a un desastre y que hoy se tambalea- solo puede enderezarse transformando el proceso en un proyecto de civilización. De valores. De cultura Europea. Y eso solo puede venir de la mano de la Universidad, recuperando el humanismo que Europa crea y extiende desde comienzo del siglo XI con la fundación de sus Universidades (Bolonia, París, Oxford, Cambridge, Salamanca).
La cultura greco-romana, el desarrollo y difusión de la ciencia, de las artes, de la técnica y del conocimiento aplicado, el espíritu crítico y el espíritu libre.

La construcción de la Unión Europea no puede detenerse. Hoy es tan necesaria como aquella tarde del 9 de mayo de 1950 cuando en el salón del Reloj del Quay d’Rosay de París Robert Schuman presentó un auténtico programa de Europa unida.

En medio de la disrupción geopolítica y tecnológica que caracteriza esta primera mitad del siglo XXI, el bienestar futuro de los europeos y su contribución al progreso de la humanidad no admite más alternativa para las naciones europeas que avanzar unidas. Vivimos en un momento de complejidad, de interdependencia, de declive
de poder de los estados tradicionales. Un momento en el que la inteligencia tecnológica configura tanto las formas de producción y distribución de bienes y servicios como la soberanía geopolítica. En el escenario actual, es difícil que las diminutas naciones que constituyen esa noción geográfica sin fronteras que llamamos Europa avancen solas.

Hoy el progreso social, económico y geopolítico se fundamenta en el conocimiento y en la formación de las personas, esencialmente en hacer muy bien la misión que tienen asignadas las universidades. Y de la
misma manera que en su momento los modelos de universidad “napoleónicos” y “humboldtianos” renovaron y afianzaron la esencia de Europa, hoy los rectores de las universidades europeas y sus consejos de gobierno deben imbuirse de sus responsabilidad y oportunidad a través de la docencia, investigación y transferencia de conocimiento de orientar y relanzar el posicionamiento de Europa en el mundo. Los europeos que forman deben ser capaces de tener sentido crítico. De encontrar de nuevo el sentido común europeo.

La universidad tiene que imbuir, a través de su misión, el espíritu en Europea de una matriz cultural rica en libertad de pensamiento, en controversia, en el diálogo entre los estados nación que forman Europa. Afianzarse en sus raíces cristianas, dotando a sus estudiantes de una actitud ante la vida con profundo respeto a la persona y a los derechos del hombre. Es decir: la vida, la libertad y la propiedad privada. El proyecto europeo avanzará a través de la formación y del conocimiento o no avanzará. El entusiasmo que requiere un proyecto tan complejo exige encontrar aquello que nos identifica y nos singulariza como europeos.

Este mayo, cuando de nuevo vayamos a votar deberíamos reflexionar sobre ello.


(*) La salmantina María Jesús PrietoLaffargue ha sido presidenta de la Organización Mundial de Ingeniería.

Desde mis vivencias como Presidente de la Organización Mundial de la Ingeniería, APOYO INCONDICIONAL AL LEGADO DE JUAN CARLOS I, REY DE ESPAÑA

Maria Jesús Prieto-Laffargue

New Delhi, Noviembre 2007.

Una Asamblea de más de 600 delegados, Ingenieros de todas las especialidades y de todas las Regiones del Mundo, África, América, Asia, Europa, Oceania, Países Árabes y de la Commonwealth , en competencia con candidatos internacionales muy cualificados, me elijen Presidente de la Organización Mundial de la Ingenieria (WFEO )

¿Española ¿? ¿ España ¿? ¿ Una mujer ingeniero de España ¿? ¿ Va a presidir una mujer ¿? ¿Dónde está España ¿? ¿Cuál es su aportación industrial , cual su estructura productiva ¿? ¿ Sus Universidades Politécnicas ¿?

Ingenieros de Camboya, Pakistán, Nueva Zelanda, Guinea -Bisau, Tailandia, , Nigeria, Kuwait, Líbano, South Africa, Malasya…no sigo… se preguntaban, se asombraban. Habian apoyado , les había gustado mi visión de la Ingenieria del siglo XXI pero desconocían casi todo de mi Pais ………No exagero, solo le identificaban por el Real Madrid y ….casi todos porque la representaba un “Hombre Bueno de Paz “así le definían, un REY Juan Carlos I que era respetado y llamado por muchos mandatarios de Paises para solucionar conflictos

España , un territorio, un Reino cuya Monarquia se afanaba por el progreso de sus ciudadanos

No se equivoquen los lectores. La Organización Mundial de la Ingenieria ( WFEO ) ,federa, a través de sus asociaciones ,unos 17 millones de Ingenieros, altamente cualificados, de los cuales algunos residen en Paises donde la presencia de la Ingenieria española es notable, pero, el Mundo, es grande y de los más de cien Paises que está presentes en la Organización muchos ( No olvidemos el mal hacer y el abandono de nuestra Política Exterior ) no han oído hablar de esa Nación llamada España , de su impresionante Historia

La figura del Monarca, el Rey Juan Carlos I, su providencia era una figura muy relevante en el Mundo. Se habían hecho notorios sus aciertos en encaminar la crispación política española. Su cordura. Sobresalia la naturalidad en sus encuentros con Altos Representantes , su fluidez en varios idiomas, su entendimiento con todas las ideologias

Sus errores no transcendían en el terreno internacional. Se ocultaban en el ámbito nacional, carecían de interés para lo que importaba sobremanera que era el Proyecto España.

Como Ingeniero y como Expresidente, tanto de la WFEO como del Instituto de la Ingenieria de España ( IIES ) hoy quiero dar fé del apoyo fundamental que la Ingenieria Española encontró en la Persona del Rey, tanto la profesión como las empresas somos tributarias de su buen hacer

El Rey impulsó la investigación aplicada, estando presente siempre que se le requeria como Presidente de Honor del IIES, impulsando con su actitud y presencia la puesta en marcha de cuantas iniciativas le presentamos orientadas a la creación de valor añadido español.

Cuando la Sociedad del Conocimiento comienza a dar sus pasos en España a mediados de la década de los 90´s y se afianza en paralelo con la Sociedad industrial, el Rey Juan Carlos I, nos escuchó y nos facilitó los caminos para que los esfuerzos de la Ingenieria, el progreso tecnológico se incorporara rápidamente al proceso productivo generando el mayor progreso social y económico a la Sociedad Española

Desconozco derivaciones que hubieran podido producirse pero constato, afirmo, sin ninguna duda, que el buen hacer de la Ingenieria española expresada por la alta cualificación de sus ingenieros y la excelencia de los Proyectos realizados salieron al Mundo por el viento favorable de su Monarca el Rey Juan Carlos I

Mi apoyo sin reservas a la Institución Monárquica ,aunque solo sea por su eficacia demostrada

Maria Jesús Prieto-Laffargue

Ingeniero de Telecomunicación

Ex Presidente del Instituto de la Ingenieria de España

Ex Presidente de la Organización Mundial de la Ingeniería

El español y las modalidades lingüísticas: el reto de la educación

Ignacio Buqueras y Bach

El empresario y académico Ignacio Buqueras y Bach reflexiona sobre las controversias de la Ley Celaá.

Son habituales estos días los tensos titulares sobre la educación y el castellano. Reproduzco algunos de ellos: «Clamor contra Celaá por desterrar el castellano de las aulas». «El cambio en la regulación del castellano pactado en la ley educativa enfrenta a los partidos». «El castellano, fuera de la ley». «Más presión catalanista contra el castellano». «La ley Celaá eliminará el castellano como lengua vehicular en las escuelas». «El Gobierno destierra al castellano y garantiza la educación sólo en la pública». «La próxima ley educativa es la estocada final a la lengua del Estado».

La crisis está servida en uno de los sectores prioritarios para el futuro de un país como es la educación, y en un tema esencial para la comunicación como es el idioma. Desde hace años la sociedad viene solicitando un gran pacto por la educación. En la educación está la solución de muchos de los graves problemas que aquejan a nuestra sociedad. Los partidos políticos han demostrado, hasta el momento, su incapacidad para generar este gran pacto que precisan los españoles.

Los acreditados datos de PISA nos colocan por debajo de la media de los países de la OCDE y con una paralización de mejoras desde el 2009. Lo que es intolerable, motivo para una descalificación de nuestra clase política y para que hagamos un llamamiento a la sociedad civil para que aúne esfuerzos, superando personalismos, para avanzar con decisión hacia una reforma educativa que nos permita afrontar el futuro con solidez, fuerza y ambición.

La educación es elemento básico que debe sustentarse en «el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales», como dice el art.27 de nuestra Constitución.Por otra parte, respecto al idioma, nuestra Carta Magna en su art.3 dice: «El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla».La llamada Ley Celaá, actualmente en tramite parlamentario, parece desear eliminar el castellano como lengua vehicular en las escuelas, como se expresa en la Lomce, la ley en vigor, que ha provocado numerosos recursos.

Considero muy lamentable y muy grave que a un elevado número de escolares españoles se les quiera privar del mejor conocimiento del segundo idioma más importante del mundo. Actualmente el español es la segunda lengua materna más hablada en el mundo, después del chino mandarín, con casi 500 millones de personas, el 6,7% de la población mundial. Si incluimos los que la tienen como segunda lengua, se elevan a más de 570 millones de personas, el 7,9% de la población. Otros datos importantes son: casi 30 millones lo estudian como lengua extranjera. En EE.UU los matriculados en cursos de español superan la suma de los que estudian las demás lenguas. Se calcula que en el 2050 será el país con mayor número de hispanoparlantes. Actualmente lo es México.

El español es la segunda lengua más importante en Wikipedia por número de visitas al igual que en internet, después del inglés. Cerca de un millón de extranjeros visitan España para estudiar, y nuestro idioma es uno de los atractivos. Actualmente el inglés y el español son las dos lenguas más utilizadas por los diplomáticos, desplazando al francés como lengua de la diplomacia. Debemos valorizar el español en las áreas de la educación, la cultura y los negocios, al máximo nivel.

Me parece importante y urgente abrir los ojos y hacer una pedagogía clara y expeditiva a los padres y educadores de las nuevas generaciones. Deben ser conscientes de la importancia que tiene nuestro idioma, el español, en un mundo cada día más globalizado y competitivo.El español es el mejor nexo de unión entre todos los españoles, y todos deberíamos estar orgullosos de él y manifestarlo. Lo que no es contradictorio, con estar completamente de acuerdo con lo que dice también el art.3 de la Constitución: «La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección».

Yo, como catalán y hablante desde que nací de la lengua de Josep Plá, Merçe Rodoreda, Ángel Guimera, Salvador Espriu, …, lo practico todos los días. Hoy, más que nunca, debemos aunar voluntades y huir de políticas partidistas, egoístas y de poco recorrido. Lo único que hacen es tensar y dividir a la ciudadanía, y hacer mas difícil el futuro de los jóvenes.

Ignacio Buqueras y Bach

DESDE MI VENTANA

Antonio Bascones

ESPAÑA SÍ, SIEMPRE ESPAÑA

Tomo la pluma para poner negro sobre blanco algo que los españoles estamos cada día denostando más y es nuestra querida España. Frecuentemente se oye en tertulias, bares, corrillos y lugares de reunión la crítica feroz a nuestro país, el que nos acoge, el que nos ampara y, en fin, en el que vivimos y por el que luchamos. No se piensa de una manera ecuánime y sosegada en las aportaciones que ha tenido, a lo largo de la historia, al desarrollo de la historia universal. Muchos de los hechos que han ocurrido no hubieran sido de la manera que han sido, sin el apoyo y sin los arbotantes culturales de nuestro país. Igual que en la prosopagnosia las personas presentan una alteración cognitiva que las hace no reconocer las caras, en este tema las personas no reconocen la realidad y se dejan llevar más por la pasión, el calor y el fragor de la dialéctica de la discusión que por el conocimiento sereno y apacible de nuestra historia. A veces nuestros interlocutores entran en una fase de aporía que les lleva a una dificultad insuperable de la lógica y se hunden en el nihilismo intelectual ante la acribia de nuestros razonamientos. Nuestro acervo cultural es tan vasto, tan sólido, que pocos razonamientos pueden resistir a una argumentación, que por otra parte, suele estar imbuida de vehemencia y ardor polemista. Por algo será que hay cantidad de extranjeros que quieren vivir en España, que vienen a retirarse y a disfrutar de sus años de jubilación.

España es el mejor país del mundo para nacer, el más sociable para vivir y el más seguro para viajar. Tiene un alto nivel democrático por encima de otros países.

Es líder mundial en trasplantes de órganos, de detección precoz de cáncer, en protección sanitaria gratuita universal, en esperanza de vida, en energía eólica, en playas con bandera azul, en gastronomía, con menos violencia de género, en patrimonio cultural. Viajar por los pueblos de España es un verdadero éxtasis de emociones artísticas y culturales.

Nuestra literatura es pujante, el siglo de oro, las generaciones del 98, del 14, del 27, del 45 son ejemplo de ello.

La pintura con las distintas escuelas a lo largo de los tiempos, la arquitectura con el románico, el gótico, el camino de Santiago. Europa comenzó a vertebrarse gracias a este Camino. Nuestros ingenieros están en todo el mundo con los puentes, ferrocarriles, pantanos y carreteras. Casi el 40 por ciento de las grandes obras públicas en el mundo están construidas por empresas españolas y no digamos nada del clima, de las fiestas, del folklore popular, de la lengua que hablan millones de españoles. El deporte es otro buen ejemplo de lo mucho que poseemos.

Mención aparte tenemos con nuestra historia, luces y sombras, pero muchas más aquellas. El descubrimiento, la civilización que trasladamos allende los mares, la lengua y la religión que transmitimos, la heroicidad y el honor en las batallas. Hoy día no se habla inglés en Sudamérica por Blas de Lezo. 

En los tiempos actuales las misiones de ayuda realizada por nuestros militares en multitud de países, las tareas evangelizadoras realizadas por los misioneros en gran parte de los países del globo terráqueo. 

¿Y por qué nos quejamos? ¿Es un masoquismo antropológico? ¿Es un negativismo genético? Los otros países nos ven mejor de lo que nosotros nos vemos. 

Somos uno de los pueblos con más baja autoestima de todo el globo terráqueo. La autoestima es el resultado de la forma en que interpretamos nuestra historia y vemos el futuro. Es como una persona que se mira al espejo y solo ve oscuridad, negativismo. Una conducta negativista en el contexto socio cultural en el que nos desenvolvemos.

Desentrañar estos aspectos es importante para conocernos mejor y poder llevar la marca española por todo el mundo. Es necesario superar nuestros complejos y llevar la bandera que nos une a todos, un paraguas bajo el que nos cobijamos, aún con nuestra diferente forma de pensar, pero siempre bajo un mismo objetivo: hacer España. Tratar de mejorar nuestros valores desde la infancia, enseñando a los niños que podemos hacer por mejorar nuestro país, que es España. Así no caeremos en la depresión del que ve el vaso medio vacío.

El hombre debe ser un posibilitador de esperanzas y ese es nuestro trabajo en la educación. Y esto se hace desde la infancia, desde la escuela, desde la familia.

Antonio Bascones
Catedrático de la UCM
Presidente  de la Real Academia de Doctores de España
Académico Correspondiente de la Academia Nacional de Medicina

Urgente regeneración de España

Amalio de Marichalar

Es ilegítimo e inadmisible que durante décadas en Cataluña y país Vasco principalmente, no se pueda votar libremente por la presión de las instituciones que gobiernan, sus terminales mediáticas y grupos sociales financiados por las instituciones, para lograr inocular sus planes de xenofobia e independencia a medio y largo plazo, lo cual se ha multiplicado y precipitado en Cataluña con el golpe de estado, y actualmente favoreciendo los planes del gobierno; así como en el país Vasco, sin que pase nada en los enaltecimientos al terrorismo y se aproveche para pactar avances como pretender ser nación, queriendo incluir además a Navarra, para crear una república vasca. Por tanto, no hay auténtica democracia en esas regiones. La obligación de cualquier gobernante es revertir esta situación -no hacerse fotos y pactos con quienes tanta tragedia han causado-, y poner a trabajar en una misma dirección a todos los partidos que creen en la constitución, en el estado de derecho y en la unidad de España, para lograrlo.

¿Es ilegítimo y vergonzoso favorecer y promover apoyos al gobierno, existiendo mayorías muchísimo más amplias y además sensatas y respetuosas con la constitución y el estado de derecho, pero en cambio optar por mayorías mucho más exiguas a costa de quien todos los días proclaman el ataque al Estado, a la Constitución, a España y a la democracia, y por ello, aun teniendo otra opción mucho más amplia y respetuosa con la ley suprema, optar por un camino de ruptura del Estado ? Claro que lo es. Es absolutamente ilegítimo, vergonzoso e inmoral. Todo lo contrario a perseguir el bien común y el interés general de todos los españoles.

La aplastante mayoría de España está alineada con la moderación y los partidos que respetan la Constitución y la democracia y no con los que con sus votos radicales aprovechan las ventajas de la Constitución y de la democracia para a su vez querer derrocarlas. Inaudito.

Esta semana, además de otros despropósitos, estamos viendo como tantas veces ya, el gravísimo ataque a la justicia por parte del gobierno, de partidos en el gobierno y de partidos socios del gobierno. ¿El presidente desautoriza y la presidenta del Congreso condenan tales ataques ? En una democracia normal no se tardaría un segundo en hacerlo por parte del presidente del ejecutivo, destituyendo fulminantemente a los que actúan contra la democracia, y la presidenta del Congreso condenar tal desafuero, y no se admitiría un segundo el desprecio, vejación e insulto, acompañado de planes de destrucción tan lacerante al poder judicial.

Europa está verdaderamente preocupada con tantas carencias de garantías y prácticas democráticas en este momento en España.

¿En una democracia europea se insultaría, vejaría y menospreciaría todos los días al jefe del Estado, Rey o Presidente de República, desde el gobierno y los partidos que apoyan, y se promovería con vídeos de uno de los partidos de gobierno el vilipendio a la jefatura del Estado para propiciar un cambio de régimen, y el presidente del gobierno no decir esta boca es mía?

Imposible poder siquiera imaginar tal desprecio, ataque y atentado a la cúspide del Estado y por tanto a la Constitución, al estado de derecho y a la democracia. Pido perdón a las naciones europeas sólo por tratar de comparar.

Más aún, se consideraría inmediatamente un atentado al Estado, exigencia inmediata de dimisión y consiguiente acusación de gravísimas acciones y omisiones contra el Estado.

Urge regenerar profundamente las instituciones que no cumplen el mandato constitucional. Urge hacerlo dada la gravísima crisis de esas instituciones, que además encabezan, o rebeliones en algunas regiones, o patrones similares ya desde el propio gobierno, queriendo simultáneamente acabar con otras instituciones a las que deben el máximo respeto y acatamiento.

Dada la enorme tragedia en vidas, y que continúa día a día, a causa de la pandemia, en la que se desarrolla este escenario y las gravísimas consecuencias sociales, laborales económicas y empresariales que tenemos delante, es el momento de encontrar una gran oportunidad para regenerar España profundamente y desde el espíritu inquebrantable de la transición y la reconciliación, refortalecer los fundamentos de nuestra democracia y solidificarla, reconduciendo tantas deslealtades de décadas y tantas arbitrariedades, corrupciones y desmanes que no pueden ser la conducta política ni un minuto más.

Sea este momento de expresión máxima de tanto engaño, fraude, manipulación y fracaso, el que propicie una regeneración profunda a todos los niveles

¿Pero vamos a ver, en qué nación democrática un presidente de gobierno no se desvive todos los días, no solo en no salirse del marco constitucional, sino de protegerlo y de mejorar día a día su cumplimiento, de acuerdo con todos los que aprecian y quieren el estado de derecho y la auténtica democracia en sus usos, formas, contenidos, espíritu y letra , leyes y preceptos? ¿Estamos locos? Pues lógicamente nadie hace lo contrario a lo que debe y se le exige, en ejercicio de sus altas obligaciones, estando en su sano juicio.

Es hora de esa profunda regeneración de España. Ayer mismo aprobando la eutanasia sin un solo experto estudiando y analizando la situación. Ni una sola institución conocedora, en el debate y como si tuvieran un gobierno salido de las urnas con mayoría aplastante. Igual que la ley de educación. Al menos, el tribunal superior de justicia de Cataluña ha sentenciado -aunque sea una cuestión increíble- que pueda hablarse el español en el colegio el veinticinco por ciento del tiempo. Inconcebible en cualquier caso tal limitación. No hay nación democrática que actúe así. Regeneración integral es una demanda más que urgente. Estamos en el peor tiempo de nuestra etapa democrática, con un gobierno que deshonra todos los días su alta responsabilidad, pero logremos desde la sociedad civil rearmar los principios y valores de una sociedad moderna como base y columna vertebral del verdadero progreso del conjunto de la sociedad. Llamamos una vez más al gobierno a cambiar radicalmente su rumbo, pensando solo en el bien del conjunto de los españoles.

Amalio de Marichalar. Conde de Ripalda

¿Nos puede decir la verdad de la alarma Sr. Presidente?

Amalio de Marichalar

¿Nos puede decir a los españoles por que hace doce días según su experto portavoz sanitario el nivel de contagio estaba estabilizado y hace tres días nos metemos en un estado de alarma?

¿Nos puede decir por qué establece el estado de alarma seis meses diciendo que está basado en los expertos y la ciencia ? Que expertos y que ciencia ? ¿Los expertos y la ciencia dicen que seis meses ? ¿Y por qué no uno, tres , dos, siete, o diez? ¿ y que expertos y científicos lo dicen si no existen?

¿Nos puede decir por qué, por el hecho de que la oposición le pida solo un estado de alarma de dos meses, usted se reafirma en seis… y después propone cuatro, como si estuviera la salud de los españoles siendo negociada y subastada en una feria?

¿Nos puede decir por favor por que los distintos comités, instituciones y asociaciones científicas serios, esos si, muy conocidos, se ofrecen para evaluar lo que ha pasado en España y ustedes no se reúnen con ellos, dándoles largas durante dos meses, y después de hacerlo más aplazamiento y tampoco les piden que les ayuden en esta nuevo rebrote que se dignan calificar así ahora, si bien lo tenemos hace dos meses , o más bien no se ha ido?

¿Nos puede decir por qué no son esas instituciones médicas de reconocido prestigio que se ofrecen a ayudar, las que asesoren de verdad en la pandemia?

¿Nos puede decir por qué usted decía en julio que “había derrotado al virus y controlado la pandemia” y “salíamos más fuertes”, y que nos fuéramos a “disfrutar de la nueva normalidad recuperada” cuando el virus seguía y ya a principios de agosto, Aragón, Cataluña y País Vasco estaban en situación muy delicada? Le repito, a principios de agosto.

¿Nos puede decir por qué se va usted de vacaciones en esa situación y no vuelve más que por la presión de la opinión pública ante los repuntes de los contagios ya generales en toda España y usted a través de su asesor sanitario no reconoce un segundo rebrote, haciéndolo solo desde hace pocos días?

¿Nos puede decir por qué su interlocutor sanitario nos dice hace doce días que la situación está estabilizada, pudiendo hablarse de cierta mejora, y de repente usted declara el estado de alarma, tras decirnos su asesor que hay numerosos expertos pero que no nos da sus nombres por ser muchos? ¿usted considera esto reírse despectivamente y menospreciar a todos los españoles, además de un engaño masivo, o es una actitud muy colaboradora, amable, bonita y sensata con todos?

¿Nos puede decir por qué hace dejación de su responsabilidad y fuerza a las autonomías a rogarle el estado de alarma?. Ni es lo propio ni lo hace nadie sensato, salvo que deje sus funciones para todo o quiera jugar al ratón y al gato, para solo quedarse con el control de ” otros planes”…

¿Nos puede decir por qué desde enero que usted sabía del peligro de la pandemia con múltiples informes, nacionales e internacionales, no quiso decir nada a todos los españoles en una negligencia dolosa, por querer que se pudiera llegar al 8 de Marzo para celebrar una manifestación feminista?

¿Nos puede decir por qué fuerza a Madrid a tomar medidas restrictivas y nada más que a Madrid, con mismos datos o peores en otras autonomías, y al perder por la justicia esa arbitrariedad, decreta la alarma solo en Madrid?

¿Nos puede decir, como le pregunto al principio, por qué ahora se le ocurre decretar el estado de alarma ” con el amparo de algunas autonomías ” para diluir su responsabilidad y además se le ” ocurre ” a usted hacerlo por seis meses, sin pactar con la oposición, como sería lógico ante una situación tan grave, y suponiendo más lógicamente aún, una previa constatación fehaciente y científica que hasta el momento no existe y tampoco tiene usted la voluntad de presentar a todos los españoles, como está absolutamente obligado a hacer?

¿Nos puede decir a que responde tal número redondo de seis meses de alarma, y sin atender a lo que han dicho reputados expertos constitucionalistas en cuanto a deber solicitar la aprobación del Congreso cada quince días y someterse por tanto al control parlamentario, así como el control judicial, y además el espíritu de la norma indicar que la prórroga sea por un plazo razonable, constituyendo todo ello un hecho inconstitucional de no hacerse así?

¿Nos puede decir por qué hace esto sabiendo además, tal y como ha dicho la patronal, que una alarma de seis meses dinamitaría la recuperación?

¿Nos puede decir por qué España es el país con la caída económica más grave del mundo?

¿Nos puede decir por qué España es el país con mayor número de muertos en proporción a su población del mundo, y también en número de contagios?

¿Nos puede decir por qué España es el país del mundo que más cuestionado está en la gestión de la pandemia por parte de los medios de comunicación más prestigiosos de la tierra?

¿Nos puede decir por qué en España no sabemos el número de muertos que está teniendo esta trágica pandemia desde marzo, usted presumír en una sesión en el Congreso de tener ese día cero muertos, y la realidad es que nos acercamos a sesenta mil, casi doblando las cifras que ustedes dan?

¿Nos puede decir por qué su interlocutor sanitario se ríe un día de la situación como si fuera una broma , otro da datos maquillados, el siguiente no los sabe, por no hablar que se atrevió a decir que en España habría uno o dos casos, o que no hacían falta las mascarillas, y usted que es el responsable de el a través de su ministro, no tomar medidas serias y por tanto, al no hacerlo, avalar usted tanta indignidad y broma perversa cuando hablamos de la salud y la vida de todos los españoles?

¿Nos puede decir por qué en la famosa desescalada usted decidía pasar de fases por cuestiones políticas especialmente para favorecer autonomías como Cataluña o el País Vasco y en cambio no dar informes firmados a Madrid, que supuestamente indicaban la imposibilidad de cambiar de fase e impedir con ello avanzar a Madrid?

¿Nos puede decir por qué no se ocupa de defender los puestos de trabajo con planes acordados a largo plazo con los empresarios y autónomos, como hacen en otros países de nuestro entorno?

¿Nos puede decir por qué hace unos presupuestos ideológicos y ser los únicos de Europa que subimos impuestos, justo lo contrario a lo que hay que hacer en medio de una pandemia pues no son sensatas sus previsiones, y por otro lado no se plantea como en Alemania ayudar a todos los establecimientos que han de cerrar un tiempo y compensar sus pérdidas de forma equivalente a lo que facturaban en situación normal?

¿Nos puede decir, por qué en medio de una tragedia como la que vivimos usted permite un cambio de régimen pilotado por su vicepresidente y usted, además, respaldarlo, ni más ni menos que desde el gobierno?

¿Nos puede decir cómo llama usted a la unidad de todos y simultáneamente permite a su vicepresidente y algunos ministros insultar e injuriar subversivamente al Rey, y permitir planes de insurrección golpista? ¿o también hablar de unidad y delante del primer ministro italiano en Julio, diciendo en el Corriere de la Sera que nunca pactaría con la oposición?

¿Nos puede decir por qué en medio de una trágica pandemia usted mantiene a su vicepresidente que está imputado y su partido también, cuando eso es algo que no sería admisible en ninguna democracia europea y ni siquiera admitir una situación así un solo día en el que se pudiera creer estar de broma?

¿Nos puede decir por qué en una situación de tan poco respeto y dignidad democrática, además, usted le avala públicamente convirtiéndose en un ejemplo nefasto para nuestros colegas europeos?

¿Nos puede decir por qué actúa así ? ¿no se da cuenta del ridículo institucional que practica, convertido ya en hábito muy poco democrático que Europa no está dispuesta a admitir?

¿Nos puede decir por qué se empeña en nombrar jueces cuando usted no tiene que hacerlo?

¿Nos puede decir por qué le tienen que llamar la atención desde Europa verbalmente y también por escrito para que no se le ocurra acabar con la división de poderes, y por tanto con la democracia? ¿es usted consciente del mal perverso con el que actúa?

¿Nos puede decir por qué los españoles tenemos que aguantar esta indignidad con una llamada de Bruselas acabando con nuestra reputación democrática más elemental….no la suya que la ha perdido, sino la de los españoles que no queremos vernos arrastrados con su mal ejemplo y pocas convicciones democráticas?

¿Nos puede decir por qué su fiscal general y las instrucciones que da impiden que las denuncias y querellas por su negligencia en la pandemia, no prosperen, cuando en Francia se investigan hasta los domicilios particulares de miembros del gobierno, incluido el domicilio del hasta ahora primer ministro, para pesquisas por posibles hechos delictivos?

¿Nos puede decir por qué este hecho tan grave que también tendrá Europa que conocer, ocurre en una democracia gracias a sus instrucciones, tan poco democráticas?

¿Nos puede decir por qué un gobierno que debe hacer lo posible para generar tranquilidad, confianza y ser respetable por ocuparse del interés general y del bien común, hace exactamente lo contrario todos los días y ganándose una nefasta imagen y nula credibilidad en Europa, en un momento que necesitamos tanto de su ayuda?

¿Nos puede decir por qué en un momento de tanta gravedad sanitaria, social, laboral, económica y empresarial no cambia de socios y hace un pacto de estado con quienes respetan la constitución y la ley para sacar a España de una situación dramática y en cambio pretende hacerlo con quien quiere destruir España – condenados por sedición, independentistas xenófobos de derecha e izquierda, filoterroristas y comunistas bolivarianos con los que usted no podría dormir tranquilo y tampoco pactaría según su promesa, con ninguno de los descritos -, y además aprovechando la situación para pretender desde el mismo gobierno, cambiar el régimen que libremente nos hemos dado? Su yo no es lo que requiere España. Cambie de socios y de rumbo que solo corroe la constitución, la ley y la democracia o dimita por dignidad, por las muchas razones acumuladas que tiene para hacerlo. La sociedad lo exige.

Nadie en su sano juicio da crédito a lo que usted hace ni aquí, ni en Europa, ni en el mundo libre, ante una pandemia trágica y una situación tan grave, y usted es el menos indicado para acometer todo ello, como acredita todos los días, y ya muy preocupada le recuerda la Unión Europea, tanto en la defensa de la división de poderes que usted se salta, despreciando la independencia judicial, como en la respuesta sensata ante la crisis económica que usted se salta, como en la gravedad institucional que usted fomenta cercando la labor de SM el Rey y permitiendo que su gobierno le insulte, y ya ayer, ante las cámaras de televisión aborreciendo de nuevo la división de poderes, despreciando al legislativo con motivo de la aprobación de la alarma y usted más alarmantemente aún desapareciendo del congreso tras dejarle a su ministro proponerla, y sin querer escuchar lo que la oposición pudiera decirle ante seis meses muy alarmantes donde usted se salta la constitución y los más elementales hábitos democráticos.

Es usted muy inquietante, perturbador, inconsciente, insensato, poco fiable, y muy poco democrático. Gire ciento ochenta grados. Su puesto no le permite hipotecar España y pervertir la democracia.

El Conde de Ripalda para La Razón a 30/10/2020.